El Origen

La Casa de la Poesía. Fondo Cultural Antonio Colinas nace del ofrecimiento que este escritor hizo en su día a su ciudad La Bañeza (León), donde nació en 1946. 

Después de más de cincuenta años de trabajo y publicaciones no sólo en el campo de la poesía, sino también de otros géneros, como la narrativa, el ensayo, los libros de viaje, la traducción, la crítica literaria o el periodismo, pensó el autor que este trabajo como escritor de vocación y de profesión, y siempre desde su independencia intelectual, no debía perder su unidad. También que atendiendo especialmente a un sentimiento entrañable y desinteresado, dicho deposito podía ser un factor más de salvaguarda y difusión de la cultura de y en su ciudad natal.

Dicho sentido de unidad y de independencia intelectual vino avalado por una primera condición y fue la de que el Ayuntamiento de la Ciudad aprobara unánimemente, en sesión plenaria y con la positiva aprobación de todos los grupos políticos, la concesión de un espacio digno y suficiente para la instalación de dicho Fondo.

 

Otra condición previa fue la del sentido abierto que dicho Centro debía de tener, tanto en su puesta en marcha como en su desarrollo futuro. En este sentido, mediante las correspondientes firmas de un Protocolo y de un Convenido, el Ayuntamiento de la Ciudad debía no sólo encargarse de su mantenimiento sino colaborando con otras instituciones, como han sido la Junta de Castilla y León y la Diputación Provincial de León.

Este afán de variada cooperación responde a otro de los fines del Centro: el que sea una presencia cultural de primer orden no sólo para la ciudad de La Bañeza, sino también para otras tierras y culturas, con lo que dicho Centro desea poder llegar a ser un lugar y un proyecto de referencia para todos. Frutos primeros de este sentido, a la vez arraigado y a la vez abierto, han sido los dos Cursos de Verano que, en colaboración con la Universidad de León se han llevado a cabo con gran éxito y participación y precisamente en dos años nada fáciles.

Completa este afán global, abierto, de cualquier cultura que se aprecie como tal, el que La Casa de la Poesía. Fondo Cultural Antonio Colinas haya podido contar, y espera seguir contando, con que faciliten no sólo el arranque, sino el buen funcionamiento futuro de la misma.

Legumbres Luengo y la Fundación Conrado Blanco han sido las dos empresas que han venido a prestar su ayuda y colaboración con gran generosidad y respondiendo a los fines que hemos venido señalando.